Jorgito Jerez y la “otra visión de Cuba” que viajó a Alemania

Posted on Actualizado enn


Jorgito en la premier del documental "El poder de los débiles" en el cine Babylon en Berlín, Alemania.
Jorgito en la premier del documental “El poder de los débiles” en el cine Babylon en Berlín, Alemania.

Colmado de alegría y con muchas anécdotas que compartir se apareció ante mí -tras su llegada de Alemania- Jorge Enrique Jerez Belisario, uno de los mayores activistas camagüeyanos en la defensa de la causa de los cinco antiterroristas cubanos injustamente sancionados por el gobierno de los Estados Unidos.

Jorgito, como le decimos todos los que lo conocemos, estuvo alrededor de tres semanas en ese país europeo invitado por Tobias Kriele, un admirador de la Revolución que decidió realizar el documental El Poder de los Débiles para mostrar cómo gracias al sistema social cubano este joven afectado por una Parálisis Cerebral ha podido concretar sus más altos sueños personales.

Junto a la historia de vida de Jorgito el documental se entrelaza las acciones que desde su niñez este camagüeyano ha hecho a favor de Los Cinco, quienes justamente defendían -a través de su labor preventiva desde el seno de organizaciones mercenarias al sur de La Florida- que en Cuba continuaran beneficiándose niños como Jorgito.

“La premier alemana del documental tuvo lugar en el cine Babylon de Berlín ante unas 250 personas entre las que estuvo el embajador de Cuba en Alemania y parte del personal diplomático de nuestra embajada. Lo mejor de todo fue el intercambio que se estableció con el público el cual se interesó por la realidad cubana, la actualización del modelo económico y sobre Los Cinco y pude aclararles algunas cuestiones sobre este asunto en particular”, comenta el actual estudiante de la carrera de Periodismo en la Universidad de Camagüey.

Momentos similares se repitieron en otras diez ciudades alemanas entre las que estuvieron Hamburgo y Dresden y donde siempre Jorgito y su padre, quien lo acompañó, encontraron la solidaridad de amigos de Cuba que los recibieron en sus casas con mucho cariño.

“En general contactamos con más de mil personas, lo que fue muy bueno porque si no logramos convencerlas a todas por lo menos les ofrecimos una visión alternativa de la realidad cubana la cual omiten en Alemania los grande medios de prensa. Me impactó mucho la enorme desinformación que existe sobre Cuba y por lo general lo que se sabe de nuestro país es que se trata de una isla del Caribe”, señala Jorgito orgulloso de contribuir -al menos un poquito- a romper el muro de silencio que existe en torno al mayor archipiélago de Las Antillas en escenarios internacionales como ese.

Cuenta Jorgito cómo le preguntaron quiénes son Los Cinco que tanto él defiende y por qué los cubanos se iban en “masa” del país -porque es la idea que les han hecho creer- a lo que respondió que en la actualidad muchos de los que un día emigraron hacia Estados Unidos han regresado a la Patria en tanto pormenorizó sobre el injusto proceso judicial del que han sido víctimas René González, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Gerardo Hernández y Fernando González.

“Me impresionaron algunas escenas fuertes del capitalismo como una vidriera llena de mujeres desnudas en Bremenhaven donde incitaban a los hombres a entrar allí para “consumir” esa “mercancía” y eso es un negocio legal; vi tiendas de armas; niños en la calle pidiendo dinero para comer y conocí hasta a un ingeniero que está en el más bajo nivel de vida, casi en la extrema pobreza porque tuvo que dejar el trabajo para cuidar a su esposa enferma y la ayuda del gobierno que reciben es muy escasa.

Aunque es cierto que en Cuba aún tenemos muchos problemas económicos y existen muchas cosas que mejorar, aquí lo principal es el ser humano”, señaló el joven activista.

“En la mayoría de las presentaciones había muchos jóvenes a quienes intenté transmitirle la esperanza de que existe una alternativa de vida mejor que el capitalismo en el que ellos viven. En Dresden, por ejemplo, luego de proyectar el documental algunas personas se me acercaron para decirme que los cubanos cuidáramos lo que hoy tenemos porque ellos en Alemania no supieron cuidar lo que un día tuvieron”.

Aunque Jorge Enrique Jerez Belisario no se separó de su Camagüey ni un instante porque siempre se mantuvo cerca a través de las redes sociales de Internet, describió como incomparable el momento en que regresó a su querida ciudad.

“Desde el inicio extrañé a los míos. Allá las personas ni siquiera se miran o se hablan en la calle como sucede aquí. Por eso desde que llegué y sentí ese calor humano tan nuestro, sentí un alivio inmenso”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s