Gerardo no tendrá visitas hasta nuevo aviso

Posted on


Por: Alicia Jrapko/Tomado de Juventud Rebelde

El sábado 21 de diciembre, Bill Hackwell y yo manejamos 700 kilómetros: cruzamos el rico valle central de California, a través un camino de montañas que nos llevó al alto desierto de Mojave, adornado con árboles Joshua, y una vista de cadenas montañosas, algunas visiblemente nevadas, con un cielo azul rosado intenso coincidiendo con la puesta del sol.

Siempre deseamos que este interminable viaje para visitar a nuestro amigo Gerardo, sea el último, porque significaría que ya está de regreso en su Patria, junto a Adriana, sus amigos y todos sus seres queridos, pero mientras permanezca en prisión, cada kilómetro recorrido durante estos viajes valen la pena porque nos conducen a él.

Hoy al llegar a la prisión nos encontramos con un cartel que decía «No habrá visitas hasta nuevo aviso». No éramos los únicos; nos toco compartir la sorpresa y la desilusión. Un número de familias llegaban desde todas partes para visitar a sus seres queridos; madres, esposas, hijos, padres que venían a compartir este día cercano a las Navidades con su familiar preso.

Nos conmovió una mujer que, con lágrimas en los ojos, dijo: «No lo puedo creer… he viajado desde New Jersey para hacer esta visita y me tendré que regresar sin verlo». Nos imaginamos todo lo que habrá tenido que hacer esta pobre señora para tomar un vuelo de seis horas desde un extremo al otro del país, pasar la noche de ayer en algún hotel, y llegar a este lugar tan aislado para encontrarse con un cartel pegado en la puerta de entrada a la prisión: «No habrá visitas hasta nuevo aviso».

Lo primero que nos vino a la mente fue Gerardo, que continúa resistiendo con invencible estoicismo todo tipo de pruebas de más de quince años de injusto encierro; su ejemplo nos alimenta. Pero también pensamos en la falta de compasión de este sistema que castiga colectivamente a todos los presos por la indisciplina o infracción de alguno, sin importarles en lo más mínimo la tristeza de esos niños que hoy se esforzaban por entender por qué no podían abrazar a sus padres.

A unos pocos kilómetros, el frenetismo de las grandes cadenas comerciales en su carrera por incrementar sus ganancias durante las fiestas navideñas (promovidas por un bombardeo publicitario noche y día), y la gente comprando y gastando hasta lo que no tiene, contrastaba grandemente con la escena del estacionamiento de la prisión de Victorville. Nos preguntamos: ¿No es acaso la Navidad una fiesta para dar rienda sueltas a la felicidad?

Los años han pasado para todos; hace ya más de 11 años que Bill y yo visitamos a Gerardo. Ha sido un gran honor y privilegio para nosotros; sabemos que millones de cubanos y miles de amigos solidarios quisieran tener este privilegio. No vamos a negar el sentimiento de tristeza que nos embargó hoy, después de la frustrada visita. Qué les vamos a contar a ustedes los familiares de los Cinco que durante todos estos años han tenido que pasar por todo tipo de experiencias sumamente difíciles e injustas. La experiencia de hoy nos sirve para apreciarlos y quererlos mucho mas.

Como siempre nos sucede después de cada visita, y aún sin haber podido ver a Gerardo, regresamos más convencidos que nunca de la necesidad de continuar luchando con más fuerzas por el regreso de los Cinco a Cuba.

¡La lucha continúa!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s