Orlando Cardoso Villavicencio: el Héroe multiplicado por Cinco

Posted on Actualizado enn


¿Puede un hombre retar a la soledad? ¿Cómo es posible mantenerse firme tras las rejas durante más de una década, privado de todo cuanto se ama?

Tales interrogantes sólo es capaz de responderlas alguien que haya transitado por tan difícil situación y ése es el caso del Coronel camagüeyano Orlando Cardoso Villavicencio; considerado el prisionero de guerra que más años ha estado en cautiverio.

Como si la historia se repitiera, cual capricho del destino, los cinco antiterroristas cubanos acumulan once años de injusta prisión en Estados Unidos; casi el mismo tiempo que estuvo Cardoso Villavicencio en la cárcel somalí de Lanta Buur.

Sólo una fórmula muy especial pudo lograr que venciera al aislamiento y las numerosas torturas psicológicas, lo que se repite en René González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y Gerardo Hernández: “Ellos tiene algo en común conmigo y es la preparación política e ideológica. El cubano no solamente es solidario sino también fuerte psicológicamente. “

“En mi caso recibí una adecuada preparación militar y política y tenía la convicción de que estaba cumpliendo con un deber y lo hacía con orgullo”; agrega Villavicencio, quien en la reciente Feria Internacional del Libro presentó, en su natal Camagüey, una edición ampliada del testimonio “Reto a la Soledad”, dedicada especialmente a los Cinco.

“Fueron encarcelados bajo otras circunstancias y a pesar del gran movimiento internacional a su favor el gobierno norteamericano se ríe del caso; sin embargo tenemos muchos puntos de contacto. En los Cinco vive el deseo de triunfar y sobre todo, ese optimismo tan grande, que también yo cultivé durante mi presidio”.

Como el Héroe de la República de Cuba Orlando Cardoso Villavicencio, Antonio Guerrero, uno de los antiterroristas cubanos prisioneros en Estados Unidos, encontró en la literatura una eficaz manera de burlar la soledad de su encierro.

Ese empeño Tony lo ha cumplido con creces, según las consideraciones del Coronel agramontino:

“Lo más importante es la necesidad de escapar de esas cuatro paredes y para lograrlo hay que hacer un gran esfuerzo; ser muy inteligente y muy bravo. Yo lo conseguí con mi literatura y él lo está logrando con la de él.”

Una década y siete meses permaneció el entonces joven Orlando Cardoso Villavicencio, obligado a la más inhumana incomunicación en la cárcel de Lanta Buur, en Somalia.

Once años llevan René, Ramón, Fernando, Antonio y Gerardo de forzada ausencia de su país y en ellos la firmeza no ha sufrido ni la más mínima mella, como innegable multiplicación del ejemplo irradiado por el héroe camagüeyano.

De genuinos patriotas como esos, se enorgullece la Patria.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s