Cubanos de dos tiempos: un solo sentimiento

Posted on Actualizado enn


inocentes
inocentes

No son pocas las ocasiones en las que he reparado en los paralelos que suelen existir en la historia.

Sólo basta revisar, por ejemplo, las penas sufridas por el joven José Martí, en 1869 y compararlas con las pericias de las que son víctimas en pleno siglo 21, cinco cubanos, ante todo cinco seres humanos.

“Dolor infinito debía ser el único nombre de estas páginas. Dolor infinito, porque el dolor del presidio es el más rudo, el más devastador de los dolores, el que mata la inteligencia, y seca el alma, y deja en ella huellas que no se borrarán jamás.”

Así escribió José Martí en el ensayo El Presidio Político en Cuba, donde plasmó para la historia su testimonio de los crueles días en las canteras de San Lázaro, donde estuvo confinado bajo el cargo de infidencia a la corona española.

Horas incomparables de agonía experimentó El Apóstol durante aquellos días en los que presenció maltratos nunca imaginados y pudo comprobar que la justicia del sistema español podía venderse y adquirirse como cualquier mercancía:

Exactamente 169 años después de aquel suceso cinco cubanos herederos del legado de José Martí, fueron enviados a presidio en igual número de penitenciarías bajo la falsa acusación de espionaje y aunque el contexto histórico es diferente, son innegables los puntos de contacto entre ambos casos.

Como a Martí, la defensa de los ideales patrios también fue el motivo que llevó dignamente al presidio a René, Ramón, Fernando, Gerardo y Antonio y como a El Maestro la cárcel ha dejado también en ellos imborrables huellas.

Gerardo y su esposa Adriana
Gerardo y su esposa Adriana

De ello puede dar cuenta Gerardo Hernández Nordelo, a quien han impedido reiteradamente el encuentro con su esposa Adriana y frustado el anhelo de convertirse en padre a lo que se suman las ocasiones en que ha estado en confinamiento solitario, conocido como “El hueco”, según narra su cónyuge en el libro El Dulce Abismo:

“Gerardo ha estado TRES veces en el hueco. Después de la primera reclusión en solitario en Miami, donde estuvo 17 meses, pasó 49 días aislado, tras el veredicto de culpable. En vísperas del inicio del proceso de apelación lo tuvieron UN mes en “La caja”, una versión más brutal que “El Hueco”.

Estuvo todo el tiempo en ropa interior, sin contacto con familiares ni abogados, sin visita consular, sin posibilidad de escribir o leer. Aquella “Caja” tenía filtraciones de aguas albañales y no podía distinguir cuando era de día o de noche.”

En el tiempo que lleva en presidio, Antonio Guerrero Rodríguez ha demostrado con creces que, como Martí, puede contribuir a la lucha mediante el verbo preciso convertido en poderoso proyectil para denunciar lo injusto, según consta en el libro Inseparables, escrito por el antiterrorista cautivo

Fueron esas sentencias
-sofisma infamia ira-
unas crueles sentencias.

Eran frías sentencias
Detrás de cada una
Rencor enmascarado.

Esas balas de muerte
NO hirieron nuestros pechos
de imbatibles principios.
Todo lo que ocurrió
Develó sus falacias
Confirmó nuestro axioma.

¡Vencimos! Y resueltos
con la verdad luchamos
contra aquellas sentencias.

Son las palabras de Antonio Guerrero una demostración de la vigencia de los ideales del Héroe Nacional de Cuba que, a más de cien años de distancia pero en iguales condiciones de cautiverio, expresó similares ideas a las escritas por Tony.

José Martí en presidio
José Martí en presidio

Entre las torturas psicológicas más crueles impuestas por el presidio destaca la obligada separación familiar y así, como una tortura, vivió Doña Leonor Pérez, aquella etapa de 1869, cuando su primogénito Pepe, cumplía trabajos forzosos en las canteras de San Lázaro.

Mírame, madre, y por tu amor no llores:
Si esclavo de mi edad y mis doctrinas,
Tu mártir corazón llené de espinas,
Piensa que nacen entre espinas flores

Un dolor similar a la de Doña Leonor sienten las madres de Antonio, Fernando, Gerardo y René que sufren la prolongada ausencia de sus hijos, mientras que Ramón, NO tuvo tiempo de revelarle la verdad a su progenitora antes de que falleciera el mismo año en que lo detuvieron.

Salvando las distancias, otra vez se manifiestan las coincidencias entre Martí y los CINCO, y así lo ratifica Ramón Labañino Salazar en el poema dedicado a su madre Nereida Salazar.

“Madrecita querida:

Si hoy estuvieras, verías en mi pueblo, y en la sonrisa de sus hijos, el porqué de mí mismo, del silencio necesario de un hombre cuando cumple con su amor al destino”
Soy feliz al verte repetida en mil madres y banderas, y sé que donde te encuentres contemplarás satisfecha y una sonrisa tierna nacerá en tus dulces labios.

Un joven, José Martí, que desde la adolescencia sufrió el ensañamiento de la metrópoli que subyugaba a su pueblo; cinco cubanos que más de 150 años después son víctimas de la rabia histérica de un imperio que pretende ilusamente apoderarse algún día de los cubanos…. Dos generaciones un mismo ideal.

Anuncios

Un comentario sobre “Cubanos de dos tiempos: un solo sentimiento

    green living escribió:
    12 mayo, 2013 en 10:05 am

    Great post. I was checking continuously this blog and I am impressed!
    Very helpful information specially the last part :) I care for such info much.
    I was seeking this certain info for a very long time.
    Thank you and good luck.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s