Gerardo Hernández: otro diamante con alma de beso está de cumpleaños

Gerardo y Adriana

Gerardo y Adriana

47 años de vida cumple este cuatro de junio Gerardo Hernández Nordelo y otra vez, en fecha tan especial, el alma se le sobrecogerá de tantas ganas de estrechar entre sus brazos a Adriana, su bonsái, como suele decirle a la amada esposa.

Hablo de Gerardo y de inmediato recuerdo a Ignacio Agramonte, el más ilustre de los camagüeyanos. Es como si en el hombre de este siglo el Mayor Ignacio Agramonte resucitara a la distancia de más de cien años como otro diamante con alma de beso.

Sí, diamante con alma de beso: fuerte como esa piedra preciosa y al mismo tiempo tierno, hermoso…., igual que como José Martí calificara al ilustre camagüeyano.

Así lo constata la firmeza de Gerardo en casi 14 años de injusto presidio en Estados Unidos donde ha soportado arbitrariedades de todo tipo: confinamiento en solitario, la obligada separación de su amada por las reiterada negativas de visa, la desaprobación a la solicitud de que su caso fuera reexaminado, el rechazo judicial a la presentación del hábeas corpus, su último recurso legal…

Ninguna de esas condenas adicionales a las dos cadenas perpetuas -como si tuviera dos vidas- y 15 años de prisión impuestos desde el 2001 han podido mermar en él la sensibilidad.

Siempre se las ingenia para que, por ejemplo, cada 14 de febrero Adriana reciba cartas, postales, poemas y hasta algún que otro chiste y aunque todavía no han podido multiplicarse biológicamente han logrado convertirse en padres de muchos.

Con esa perspectiva lo ven Jorgito y Amanda, dos hermanos camagüeyanos, y Andy, un pequeño de la provincia de Las Tunas.

“Cuba”, como llaman a Gerardo en la prisión de Victorvill, enclavada en la zona desértica de California, tendrá otra vez en este cumpleaños el mismo paisaje que narró a JorgitoXCuba: (…) “varias torres gigantescas con miras telescópicas a una distancia prudencial. La prisión es un complejo fortificado donde se encuentran las distintas unidades, una especie de masa compacta totalmente gris de cemento y acero rodeada de gruesos alambres. No hay ventanas, lo que da mayor sensación de encierro”.

Mientras, en el mundo ya somos miles los que seguimos reclamando que esa sombría vista se transforme en un cielo bien azul bajo el cual batan las palmas, la vista se pierda en el horizonte trazado por el mar y dos enamorados, Gerardo y Adriana, puedan compartir muchos cumpleaños con la plenitud que merecen.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s